Láser, para acabar con el vello

Láser, para acabar con el vello

La eliminación de los pelos no deseados es ahora una realidad. La tecnología ofrece la posibilidad de eliminarlos de manera segura y en poco tiempo.

La cera caliente o fría, el rasurado con cuchilla o la máquina rasuradora son los mecanismos tradicionales a los que las mujeres, en su mayoría, han recurrido para hacer desaparecer el vello temporalmente. Pero en la actualidad, se ha implementado la técnica con láser para eliminarlos casi en su totalidad.

La fotodepilación o fototermólisis, explica el doctor Kléber Ollague Murillo, es un procedimiento que se realiza desde hace muchos años atrás y consiste en la utilización de un tipo especial de láser (de diodo o neodimio) o también llamado láser frío. Este láser depilatorio aplica la energía sobre la zona a tratar para que la melanina del pelo se caliente y transmita ese calor al folículo piloso, eliminándolo, sin que afecte a los tejidos que lo rodean.

La tasa de efectividad del láser llega al 85%, el 15% restante si bien no se elimina completamente, cada vez será más fino, más débil y menos imperceptible debido al efecto del calor del láser.

Por sesión se elimina de un 10 a 15% del vello. Es decir, mueren los pelitos que recién nacen. “El láser actúa cuando el pelo que está en la fase anágena (cuando el pelo recién empieza a crecer), mas no en los permanentes. De allí la importancia de conocer los ciclos del pelo”, enfatiza el doctor Ollague.

Es primordial que quienes opten por este sistema se interesen por conocer el láser que les aplicarán, pues hay máquinas que no son apropiadas para depilación. Asimismo, alerta el médico, con las depilaciones mensuales que se ofertan, ya que lo correcto es que estas se den cada 3 a 4 meses.

Recalca el doctor Ollague, quien realizó su entrenamiento en Sarazota, Florida, Bogotá y Costa Rica, que el único láser aprobado por la FDA americana se llama Láser lightsheer, el de mayor demanda a nivel mundial y al que lo respalda diversos estudios sobre su eficacia y seguridad.

Este láser actúa sobre todo tipo de pelo que sale en el cuerpo, excepto el de la cara. En estos casos, dice, lo mejor es la luz pulsada intensa, pues el láser de diodo puede causar efectos colaterales, por ejemplo quemar la piel.

La cosmetóloga Priscilla de Ollague, especializada en láser, indica que su participación es en conjunto con el dermatólogo, pues son quienes conocen a profundidad los tipos de piel. Por ejemplo, dice, las pieles oscuras son más sensibles ya que captan mayor luz y por lo tanto hay que tratarlas con muchísimo esmero.

Destaca que antes de iniciar la primera sesión de depilación láser, le hacen una prueba al paciente para ver si no hay alguna reacción negativa. Consiste en rasurar una pequeña área de la pierna y aplicar el láser. Si no hay reacciones desfavorables se prosigue con el tratamiento.

Este tratamiento requiere del diagnóstico de un especialista para elegir la potencia y el tiempo de utilización de esta técnica en función del área a tratar, el color del pelo y de la piel, así como la profundidad del vello, recalca la doctora Alina Vera, médica dermatóloga de la Fundación Cristiana para la Salud (Funcrisa).

Menos tiempo y eficacia
Las áreas en que mejores resultados se observa en la depilación femenina son, por orden: ingles, piernas, axilas, línea alba, areolas, antebrazos. Sin embargo, el resultado puede estar condicionado por funciones hormonales.

De allí la importancia de un buen diagnóstico dermatológico, indica Ollague, pues si el problema de vello exagerado radica en un problema hormonal por más láser al que se someta nuevamente le saldrá pelo. “Tiene que corregir primero el problema hormonal”.

La depilación masculina por lo general se da en la parte baja de la barba, entrecejo, pómulos, barba completa; asimismo espalda, tórax, orejas y nariz.

En comparación a otros tratamientos como la luz pulsada (que emite ondas de luz muy rápidas y profundas), el doctor Ollague señala que al igual que el láser debe estar en manos experimentadas, de lo contrario aumenta el riesgo de manchar la piel, quemarla o hacer hueco.

¿Qué hacer antes del láser?
El paciente debe evitar tomar el sol o utilizar autobronceadores un mes antes de iniciar el tratamiento. También se recomienda acudir a la cita sin depilarse la zona a tratar, es imprescindible para que el médico analice el color y el grosor del pelo, pues en función de ello determinará el láser más adecuado.

En caso de tener el sistema inmunológico deprimido o tener infecciones como el herpes lo primero es combatir la enfermedad.
El número de sesiones dependerá de la zona a tratar, del tipo de piel, del color del vello y de su fase de crecimiento, explica la cosmetóloga Priscilla Córdova.

El procedimiento se realiza en un área restringida, previo medidas de seguridad de protección, tanto del paciente como del especialista. Se usará gafas protectoras, geles especiales, entre otros cuidados. además, el paciente firmará una carta de consentimiento en que admite que conoce los pro y contra del método.

En comparación con otros métodos, acota Ollague, la depilación con láser resulta más económica, si se suma el costo de gastos de rasuradoras o depilación con cera.

¿Cuándo se desaconseja la depilación con láser?
Está contraindicado en mujeres embarazadas, en pacientes tratados con fármacos fotosensibles (que con la luz del sol pueden agravar una condición) como la isotetrinoina, la tetraciclina, entre otros medicamentos.

¿Es dolorosa?
No es dolorosa. Durante la sesión se siente como unos pinchacitos y molestias en forma de quemazón. Cuando se acaba la sesión, la zona tratada suele presentar rojeces y puede persistir hasta dos días después. También puede aparecer algún hematoma. Para calmar esas molestias se recomiendan geles que refresquen como el de aloe vera.

¿Qué se debe hacer una vez que se ha recibido el láser?
Está prohibido tomar el sol hasta un mes después de la última sesión, vale protegerse con protector solar. Trascurridos 10 ó 15 días de la sesión, el vello se irá cayendo solo, es conveniente hidratar y nutrir la dermis.

El procedimiento:
* Cada sesión toma de 15 a 20 minutos
* En caso de pieles muy sensibles, se adiciona un gel refrigerante, anestésico, luego se lo retira y se pasa el láser por las áreas afectadas.
* Después se pone una crema hidratante para ayudar a desinflamar ya que el área puede quedar irritada. Luego se lo cita cada 2 a 3 meses, dependiendo de la necesidad.

LO QUE DEBE SABER:
• La depilación es un tratamiento médico, desestime todas aquellas ofertas que le lleguen sin prescripción médica.
• Mientras más grueso y negro el pelo, mejor será la depilación. El pelo fino y claro absorbe mal la energía y requiere más sesiones.
• Las pieles blancas tienen mejor depilación que las morenas.
• El pelo canoso o poco pigmentado no se puede depilar con láser.

Asesoría: Dr. Kléber Ollague, Teléf. 2682476. Modelo: Vanessa Filella

  • Share/Bookmark

Acerca del autor